martes, 9 de enero de 2018

Maracaibo, la canción

(Orlando Villalobos)
La banda sonora o musical de Maracaibo está recogida en temas emblemáticos. Hay varios cosechados sobre la misma tierra que sobresalen, la “La grey zuliana” y “Maracaibo en la noche”, “Maracaibo Florido”, de Rafael Rincón González; “Pa Maracaibo me voy”, con Cheo García y así muchos más. Todavía falta añadir las gaitas que hacen justicia con la ciudad, el puerto, las tradiciones y costumbres, los personajes, la comida y la historia regional.
Pero también hay canciones foráneas que han resaltado el espíritu y la vida de Maracaibo. La más famosa de estas canciones que vinieron es el “Maracaibo oriental” de Benny Moré. Hay quienes dicen que se llama “Mi son Maracaibo”. La composición es del cubano José Artemio Castañeda, quien en una entrevista –que está en Internet- explica que un día en un baile le pidieron un Maracaibo como tema; por lo visto era como un género. El la compuso a la carrera y lo demás es crónica conocida. En esa época llegaban al puerto de Maracaibo muchos músicos y artistas cubanos, mexicanos y antillanos, que eran contratados para actuar en las emisoras de la ciudad y en la Costa Oriental del lago, en los clubes de las empresas petroleras.
En Maracaibo había tres emisoras, Ecos del Zulia, Ondas del Lago y Radio Popular, en las que los cantantes y músicos se presentaban en vivo. Ecos del Zulia, en la década de los 50 tenía un programa musical diario, por el que desfilaron numerosos cantantes. Su nombre, “Caminos musicales Westinghouse”. Además de las emisoras, los artistas que venían se presentaban en el Teatro Baralt y otros cines y teatros, y en clubes privados y hoteles de la ciudad.
Mario Moreno, Cantinflas, el 29 de junio de 1957, actuó en el Estadio Olímpico, acompañado por el cantante zuliano Armando Molero. El 25 de junio de ese año, Los cuatro hermanos Silva, de Chile, actuaron en Radio Popular. Ese mismo año, el 6 de mayo se presentó Daniel Santos y su orquesta Venezuela, en Ecos del Zulia y en el canal de televisión de la ciudad, Televisa del Zulia. El 20 de mayo actuó el cantante californiano Andy Rusell, en el salón Windsor del Hotel Detroit, luego desaparecido. El 1 de marzo la bailarina cubana Blanquita Amaro, muy conocida en ese momento, actuó en el teatro Paramount y durante varios días en la emisora Ondas del Lago. La lista es larga. El mexicano Pedro Vargas vino en diciembre de 1956 y se presentó durante una semana en Ecos del Zulia. En septiembre de ese año vino Lucho Gatica y actuó en Ondas del Lago y en el Teatro Baralt. La cubana Carmen Delia Depini vino el 5 de junio de 1956 y actuó en Ecos del Zulia. Cierro este resumen incompleto y parcial con el mexicano Tito Guizar, quien se presentó en julio de 1955 en Ondas del Lago. Ese año también vinieron Alberto Beltrán, “El negrito de El Batey”, en agosto, y actuó en Ecos del Zulia; la bailarina Yolanda Montes, “Tongolele”, que llegó el 11 de junio contratada por la Empresa Baralt, y el cantante y actor mexicano Fernando Fernández, quien llegó el 24 de septiembre y también actuó en Ecos del Zulia. En 1951 vinieron el cantante mexicano Fray José Mojica, quien llegó el 9 de febrero y se presentó en la noche en el Teatro Baralt, y María Victoria Cervantes, mexicana, “la mujer de la voz sensual”, llegó el 1 de julio.
El renombrado Carlos Gardel debutó el 19 de mayo de 1935 en el Teatro Metro, pero esa es otra crónica.
Para retomar el hilo sobre Maracaibo y la canción, hay que anotar que Benny Moré, llegó a Maracaibo el 24 de enero de 1956, para un largo periplo que lo llevó a emisoras, teatros y clubes. ¿No será que esa visita del Bárbaro del Ritmo es la clave de la explicación sobre “Mi son Maracaibo”? Como hipótesis es muy apreciable. Lo cierto es que la canción interpretada por Benny Moré llegó para quedarse en la historia con sabor local.
Hay otras canciones foráneas. Reúno un catálogo de otras tres versiones que se refieren a Maracaibo, que se ubican en Internet. El grupo musical español La Unión, conocido ampliamente por su tema himno “Lobo hombre en París”, incluyó en su álbum de 1988 “Vivir al este del edén”, un tema titulado Maracaibo. La canción dice en una estrofa: "Yo vi gente mezclar su sangre con el oro negro, en los lagos de Maracaibo". Si alguien se guía por la canción creería que hay varios lagos de Maracaibo. Sin querer queriendo, la canción reproduce la versión de cronistas de indias que vinieron y dijeron que aquí había varias lagunillas. Probablemente lo hicieron para impresionar a los monarcas españoles y justificar la expedición, pero también puede haber sido por desconocimiento, que si a ver vamos es más que perdonable, si tomamos en cuenta la época. Es más imperdonable que en tiempos actuales una versión así circule, por desconocimiento o por descuido.
Un segundo tema es de Manu Chau, el cantautor francés de origen español, quien ofrece una breve referencia a Maracaibo en “Lágrimas de oro”, un tema de su álbum Clandestino (1998). En “Lágrimas de oro” Manu Chau dice: "Llegó el Cancodrilo (sic) y Súper Changó y toda la vaina de Maracaibo". Hay quienes interpretan esta referencia como algo despectivo. Merece ser revisada la apreciación de Maracaibo.blogspot.com sobre el tema.
Hay otra canción foránea que habla de Maracaibo, es la escrita en los años 70 por David Riondino e interpretada por Rafaela Carrá. Resultó todo un éxito, por lo menos en Italia. En esa letra es claro que la historia de la canción se deriva de un bar, Barracuda, ubicado en Maracaibo.



miércoles, 27 de diciembre de 2017

La cuádriga del sol


(Orlando Villalobos)

La canción popular preferida es La Grey Zuliana, tanto que si dejamos de lado las formalidades, tendría que admitirse que desplaza al himno oficial.
Este himno es rimbombante y extraño. Sus defensores dicen que se corresponde con la corriente parnasiana que se expresaba en su tiempo y en la que se anotaba su autor. Los parnasianos estuvieron de moda en la segunda mitad del siglo XIX. Defendían que el fin del arte era, únicamente, “crear belleza” y rehuían del discurso como conciencia política, encarnado por Víctor Hugo y tantos otros.
Al himno del Zulia se le convirtió en la canción oficial luego de organizar un concurso para hacer la selección y de ese modo validarla y justificarla.
El concurso se convocó en abril de 1909 y en agosto se emitió el veredicto de la canción ganadora, “Sobre palmas”. El promotor y defensor del himno fue el periodista Eduardo López Rivas. Era en su momento una persona muy influyente, propietario y director del diario El Fonógrafo, el principal periódico del Zulia a principios del siglo XX; y además propietario de la empresa editorial La Imprenta Americana.
El himno, en realidad, es una canción compuesta por encargo por el poeta Udón Pérez. Era el gran bardo de la ciudad, polémico, bohemio e influyente; escribía en periódicos y revistas de la época. Según Marcial Hernández era “el mejor poeta zuliano, sin segundo”. Esto es necesario decirlo para que se vea que era probable, casi lógico, que se le encargará a él la responsabilidad de la letra del himno.
Udón era un maracaibero -palabra muy usada en su momento-, a carta cabal. Jesús Semprún anota que su grave error fue no salir de Maracaibo. Quizás lo dice porque Semprún que nació en Santa Bárbara del Zulia ejerció el periodismo en Caracas, Buenos Aires y Nueva York. Nada menos. Dice Semprún: “No es que yo piense que ha debido desarraigarse, sino que ha debido salir a ver un poco el mundo. Nuestra Maracaibo, con ser la primera ciudad venezolana, por el empeño y el ansia de civilización, está muy escondida, muy remota. La barra (del lago) es un cerrojo corrido. Si fuera un puerto marítimo habría adelantado muchísimo más”. De Udón se puede decir algo que Semprún dice de otro zuliano conocido, Marcial Hernández. Udón fue casi exclusivamente zuliano.
La canción “Sobre palmas” tiene una letra difícil, rebuscada, un galimatías pues. El coro es su parte más difundida. “Sobre palmas y lauros de oro/ yergue el Zulia su limpio blasón;/ y flamea en su plaustro sonoro/ del progreso del radiante pendón”.
Luego siguen cinco estrofas, en su mayoría olvidadas y borradas de la memoria, porque no se cantan, ni se recuerdan.
En la parte de su letra nunca recordada dice: “En tu carroza ligera/que tiran diez corceles,/ de acantos y laureles/ guirnaldas mil se ven./ Allí del Arte el símbolo/ del sabio la corona/ del Temis y Pompona/ la espada y el lirén,/ la enseña del trabajo/ y el lábaro del bien”. Sin comentarios.
Una parte que pudiera rescatarse de la letra es esa que se refiere a “la hoguera que deslumbra/ cuando al cenit se encumbra/ la cuádriga del sol…”.
Es toda una evocación del poeta. ¿La cuádriga? La cuádriga es esa imagen reiterada en el cine, para registrar a los soldados del imperio romano, que llevaban un carro tirado por cuatro caballos. Pero en este caso esta es la cuádriga del sol, otra manera de hacer un registro exhaustivo de los dominios del sol en estos confines.


Business


(Orlando Villalobos)

El día de acción de gracias en Estados Unidos cada familia se reúne y comparte la tradicional cena con pavo. Horneado o asado, da lo mismo. Es el día más importante del año, no hay otra fecha que la iguale. No hay 24 de diciembre, ni 31 de diciembre, explicable en una sociedad de abierto dominio protestante. Es el día fijado en el calendario protestante, de origen anglosajón, para celebrar y dar gracias por las bendiciones divinas. Se cuenta que la fecha surgió para fijar un día especial y no como hace el calendario católico que incluye demasiadas festividades, santos y celebraciones, y remata con la navidad, la pascua y el año nuevo.
En esa fecha tan especial, se calcula –al ojo por ciento- que en esta época se consumen 48 millones de pavos. Esa cifra revela la posibilidad del inmenso negocio que se destapa en una sociedad como la estadounidense, en la que si camina, corre, vuela, piensa o sueña es business. Cada oportunidad, ceremonia o fecha es aprovechada para exacerbar el afán de lucro.
Nada se escapa del negocio. Ni la religión. Los Adventistas del Séptimo Día, una de las tantas corrientes protestantes –con el permiso de los protestantes-, constituyen una organización empresarial, concentrada en el ámbito de la salud y en difundir dietas supuestamente saludables. Estos adventistas son promotores del consumo de cereal y dos de sus miembros, John Harvey Kellogg, y su hermano William Kellogg, son los creadores del conocido Corn Flake de Kellogg, convertido en parte del desayuno diario y en modelo de consumo, que se ha difundido e impuesto como parte de la dieta diaria. Desayuna cereales y comenzaras a buscar la bendición divina.

Para entender este comportamiento es preciso anotar que desde el principio, desde su fundación, Estados Unidos es una sociedad religiosa y fundamentalista, que se guía por el puritanismo calvinista; fundamentalista porque se persigue toda disidencia, exterminó a las poblaciones indígenas, quemó a mujeres y organizó la caza de brujas, como aquellas de Salem; y lo que interesa resaltar en esta nota, es una sociedad que promueve el capitalismo salvaje, cruel y despiadado, que divide a las personas en ganadoras y perdedoras. “Mientras el catolicismo medieval condenaba, al menos de palabra, la riqueza, el calvinismo en cambio la celebra y promueve, dándole a esa riqueza carácter religioso y haciendo de ella la señal de éxito que hace a los exitosos, a los ricos, a los capitalistas, no candidatos verbales o parabólicos al fuego del infierno, como pretendían los hipócritas papistas, sino los elegidos de Dios, que así reciben  de éste la prueba divina de que lo son y a los que además de su triunfo en este mundo les espera en el otro la felicidad eterna” (Vladimir Acosta, El monstruo y sus entrañas. Un estudio de la sociedad estadounidense. Editorial Galac, 2017. P. 118).

El Padre Belandria

(Orlando Villalobos)

Se cumplen cinco años del fallecimiento de Acacio Belandria, el sacerdote jesuita que se vino al Barrio Bolívar, de Maracaibo, en 1972, a fundar comunidad, patria y esperanza. Allí vivió y permaneció casi tres décadas, hasta que en 1999 fue destinado a El Nula, en Apure, donde ejerció de párroco hasta su muerte.
En ese barrio formó organización y cosechó conciencia. Ha podido seguir la ruta acomodada de otros curas; él que se había formado con los jesuitas en Massachusets, Medellín y Caracas. Pero prefirió seguir la huella de los pobres, juntarse con el barrio y correr su suerte. En ese barrio desarrolló diversas formas de vida y organización comunitaria. Para nosotros era una referencia el trabajo del Barrio Bolívar, por su periódico popular y la creación y permanencia de la cooperativa de ahorro y consumo. Estamos hablando de los años 70 cuando eso no era común y ni siquiera era tema de conversación.
En 1987 fue nombrado párroco de otro barrio donde la lucha popular fue una bandera desde su fundación, El Manzanillo, que debe su nombre a las acciones revolucionarias que ocurrían en Cuba, contra el dictador Batista. En reconocimiento de aquellas luchas, los fundadores de esas comunidades escogieron dos nombres con mucho relieve: El Manzanillo y Sierra Maestra. Esos nombres son testimonio de que aquí siempre prevaleció la mirada que juntaba nuestra cotidianidad con lo que sucedía más allá de nuestros límites.
A pesar de ese nombramiento, Belandria siguió siendo el Padre, cooperativista y luchador del Barrio Bolívar.
Visto desde la distancia, vale el inventario de que el aporte y la siembra de gente como Belandria hicieron posible, algún tiempo después, los avances sostenidos que este pueblo tiene y sigue logrando en tiempos recientes, cuando han insurgido los consejos comunales, las comunas y un sujeto popular que dejó el anonimato y ha ido ganando terreno en la Venezuela de nuestras horas.
Un domingo, en la militancia del riesgo, lo fuimos a buscar al barrio y nos hizo saber que primero cumplía con la misa pautada y luego se reuniría con nosotros. Con él compartimos horas difíciles y espacios para la formación y la comunión, entendida como el diálogo común y la búsqueda compartida.
Era de Pregonero, estado Táchira, y contaba que un día, tendría 12 años, después de unos contactos recibió una carta donde se le decía que podía ir a Mérida, al colegio de los padres jesuitas si quería ser jesuita. Y se fue.
Era firme en sus convicciones pero sobretodo en su quehacer; juntaba su palabra solidaria con su práctica de todas las horas. Palabra y testimonio.
Su vida la registra con su palabra precisa: “Yo no he tenido que hacer mucho esfuerzo para entrar en el mundo de los pobres, porque nací y me crié en él. Mi familia nació y se crió en la Venezuela de los años 30 y 40. Era la Venezuela rural. En aquel entonces vivíamos muy pobremente, sólo que, a diferencia de la pobreza de hoy, nuestra pobreza era serena, sin angustia. Porque no es lo mismo ser pobre en un mundo de escasez, que vivir pobremente en un mundo de mucha abundancia como la que tenemos hoy. Pero ¿qué es lo que más me ha tocado mi sensibilidad de pastor? Los sufrimientos de toda índole, las angustias, la marginación, la explotación, la inseguridad, el silencio obligado, la impotencia, y el desprecio que padecen los pobres sometidos a vivir en esta sociedad. Una sociedad donde el dinero lo es todo y la persona un mero objeto. Una sociedad toda mentira, viveza, hipocresía, dominación, poder, apariencia. El hombre y la mujer pobre tienen que sobrevivir en medio de toda esa inmundicia. ¡Y sobreviven! Por eso creo en el pobre, en sus potencialidades, en sus esperanzas y en su espíritu de lucha”.




Canciones


 (Orlando Villalobos)

I
La emoción invadió a los presentes cuando Alfredo Sadel se subió a la tarima, del camión improvisado, en la calle Ramírez, de San Félix, en Ciudad Guayana. Esa tarde cantó la Internacional –“De pie los pobres del mundo”-, el clásico tema que ha recorrido todos los confines. Era una concentración de trabajadores, que reunía a la gente de Sidor, Alcasa, Venalum y las otras plantas obreras. Allí se reunían para reclamar otras condiciones de trabajo y vida, y para sembrar vientos huracanados de cambio. Sadel fue uno de los cantantes más populares. Ese día de 1982 se había comprometido con estar allí, esa tarde, y allí estuvo contra los pronósticos pesimistas.
La Internacional es un poema convertido en himno obrero que nació en París, de la imaginación de Eugene Pottier, protagonista directo de lo que se conoce como la comuna de París, en el siglo XIX. La canción tiene todas las traducciones, pero su eco poético rebelde nunca se ha apagado.

II
La violencia de género, el sexismo y la misoginia; la discriminación contra la mujer es un mal arraigado en nuestra cultura. ¿Está en el ADN cultural? Una evidencia siempre a la mano del fenómeno son los hechos de violencia contra la mujer que registran los medios masivos.
La música muestra ese universo simbólico común, cotidiano. Aparece tantas veces en las canciones que cuando uno se decide a escoger una minúscula muestra se sorprende de la frecuencia de esta huella. Aquí reúno estas perlas (o dislates).
“No llores por un bobo/ si él te deja sola yo te robo/ te llevo a un lugar escondido/ donde podremos estar solos” (Bobo/ J. Balvin).
“Nena, eres a quien yo quiero/ pagaré por tu visa, haré que viajes frecuentemente/ Nena, ponerte en cuatro, sentarme en él/ Nena, tu trasero está bien y estás en forma/ te daré todo lo que tengo en mi billetera/ y en mi bolsillo” (Too good, Drake y Rihanna).
“Y que los tragos, hicieron estragos en su cabeza/ ella con cualquiera no se besa/ te dije mami, tómate un trago/ y cuando estés borracha pa mi casa nos vamos/ Me sorprendió cuando sacaste ese cigarro/ tomaste tanto que lo has olvidado/ te estoy buscando para ver si lo repetimos/ esa noche que bien lo hicimos/ entre tragos nos desvestimos/ las botellas que nos tomamos/ a la locura que nos llevaron” (Borro cassette/ Maluma)


III

Lo cuenta Chico Buarque en “Construcción”. Un albañil que trabajaba en la construcción de un edificio perdió el amor, la cabeza y terminó aplastado en plena vía. “Flotó en el aire hecho un pájaro (…) y murió a contramano”.
La letra es un rompecabezas.
Amó aquella vez como si fuese última
(…) y atravesó la calle con su paso tímido
subió a la construcción como si fuese máquina
(…) comió su pan con queso cual si fuese un príncipe
bebió y sollozó como si fuese un náufrago
danzó y se rio como si oyese música
y tropezó en el cielo con su paso alcohólico
y flotó por el aire cual si fuese un pájaro
y terminó en el suelo como un bulto fláccido
y agonizó en el medio del paseo público
murió a contramano entorpeciendo el tránsito


IV
Es gente hasta que consigue ingresar como policía. De allí en adelante comienza la metamorfosis, la construcción social del policía que avasalla y reparte palos. La banda argentina 2 Minutos, punk rock por los cuatro costados, lo anota: “Ya no sos igual/ sos un vigilante de la Federal”. Nada menos. Esta banda narra la historia de Carlos, un muchacho del barrio quien una vez que consigue el empleo de policía ve a sus vecinos y amigos como seres extraños y amenazas. “Por las noches patrulla la ciudad molestando y levantando a los demás”, dice la canción. Pero el tema deja una amenaza al final: “él sabe muy bien que una bala en la noche en la calle espera por él”.

Ya no sos igual / Banda 2 minutos

Carlos se vendió al barrio de Lanus,
El barrio que lo vio crecer.
Ya no vino nunca más por el bar de Fabián
Y se olvidó de pelearse los domingos en la cancha.
Por la noche patrulla la ciudad
Molestando y levantando a los demás.

V
Es una canción que habla de la guerra y se ha propagado de generación en generación. Pobre Mambrú no tuvo mejor suerte, se fue a una guerra, no sabemos cuál, ni importa. Desde temprano esa palabra se nos asoma en el imaginario infantil, como si fuera inevitable el extravío. La canción no nos habla de un pacifista o de alguien que busca la paz. Al contrario se fue a una guerra y no sabemos cuándo vendrá. Qué mala es la guerra.
Adornos más, o menos, es una canción de guerra y Mambrú es un guerrerista. Cuenta una leyenda que la canción la echaron a rodar los franceses cuando a principios del siglo XVIII perdieron una batalla contra los británicos, sin embargo, pensaron que habían aniquilado a uno de sus enemigos británicos, el duque de Marlborough, nombre que llegó a nuestras costas como Mambrú, más fácil de pronunciar.
Es un contrasentido pero es así. Desde niños nuestro ADN cultural va conociendo la guerra.


Invicto


 (Orlando Villalobos)

En una decisión controversial, Jean Paul Sartre rechazó el Nóbel de literatura en 1964. Lo criticaron y acosaron pero el escritor se mantuvo inalterable. Le dijeron, “acéptalo aunque sea por el dinero, porque tú no tienes casa propia”, pero nada. Era Sartre.
El tiempo va mostrando, fuera de toda duda, que el Nóbel es un premio que sirve para arteras jugadas políticas. Se ha entregado a comprobados “señores” de la guerra. Ahí está Juan Manuel Santos en 2016. Henry Kissinger, quien lo obtuvo en 1973, después de haber estado entre los autores del golpe militar de Pinochet y luego de la llamada Operación Cóndor, una criminal campaña estadounidense de asesinatos, tortura y desapariciones en América Latina. "Lo ilegal lo hacemos de inmediato, lo inconstitucional se tarda un poco más", según la revelación de Wikileaks, fueron las palabras con las que Kissinger se dirigió alguna vez al Ministro de Asuntos Exteriores de Turquía. La frase lo expone de cuerpo entero.
Obama otro laureado de la paz, en 2009, es considerado el presidente estadounidense que más agresiones lanzó contra otros países. Su lista de ataques fue desde Paquistán hasta Somalia, diseñó la operación de bombardeos contra Libia y en su administración se hizo moneda corriente la deportación de inmigrantes.
Son demasiados los casos de personajes de la guerra que han recibido ese premio. Por eso, la decisión de Sartre gana cada vez más significado y se agiganta en el tiempo. No se dejó someter y acabó con la frase hecha que dice, “déjalos correr que cada quien tiene su precio”. Después de Sartre sabemos que eso no se parece a la verdad.
Después de ese gesto, la figura del que se somete y doblega, por cuatro conchas de naranja, queda hecha pedazos.

Como este es un debate de todos los días conviene recordar la explicación personal y política que hace Sartre de su posición. Dice Sartre (en Le Nouvel Observateur, París, 19 de noviembre de 1964): “Si hubiera aceptado el Nóbel –y aunque hubiera hecho un discurso insolente en Estocolmo, lo que hubiera sido absurdo- habría sido recuperado (por el sistema) (…) Cuando se trata de un hombre aislado, aunque tenga opiniones “extremistas” se le somete o recupera necesariamente de un cierto modo, coronándolo. Es una manera de decir: ´Finalmente es de los nuestros’. Yo no podía aceptar eso. Algunos diarios me han atribuido razones personales: estaría herido porque Camus lo había obtenido antes… tendría miedo que Simone de Beauvoir se sintiera celosa, a lo mejor era un alma bella que rechazaba todos los honores por orgullo. Tengo una respuesta simple: Si tuviéramos un gobierno de frente popular –como yo lo deseo- y que me hubiera hecho el honor de concederme un premio, lo habría aceptado con placer (…) Rechazo 26 millones y me lo reprochan, pero al mismo tiempo me explican que mis libros se venderían más porque la gente va a decirse: ‘¿Quién es éste atropellado que escupe sobre semejante suma?’. Mi gesto va pues a reportarme dinero. Es absurdo pero no puedo hacer nada. La paradoja es que rechazando el premio no he hecho nada. Aceptándolo hubiera hecho algo, me habría dejado conquistar por el sistema”. 

martes, 27 de junio de 2017

PODERES, SABERES Y QUERERES


(Orlando Villalobos)

Está gratuitamente en estas plataformas. elige una...:




Los textos que aquí se reúnen son el resultado de la fuerza que busca hacerse sentir para exponer certezas y convicciones, y al mismo tiempo dudas e interrogantes. En todo momento, han hecho posible que pueda pensar en voz alta para conversar y decir. A veces para defender un punto de vista, otras veces para llamar la atención sobre algo extraordinario, que no debería pasar de manera inadvertida.
Estas son historias pequeñas, múltiples miradas, que muestran lo que somos, con sus pasiones, pequeñas victorias y a veces los dolores.
A ratos son crónicas de lo cotidiano, que se alejan, lo más que pueden, de los manuales que codifican el relato hegemónico, conocido, celebrado, que nada con la corriente a favor.
Estas son historias pequeñas que buscan el registro de otras voces, que intentan interpretar estas cotidianidades cada vez más complejas, y entender lo que nos ocurre, en lo personal, y como comunidad, como país, como suele decirse.
El atrevimiento va más allá. Quiere mirar ir más allá de los caminos que encontramos hechos, de la propaganda que nos repiten, y de las etiquetas políticas que nos limitan.
Los textos aquí se autoconvocan y se juntan. Crean y recrean un mundo, que puede verse como algo aparte, pero que responden a una finalidad precisa: registrar las horas y las emociones, desde la perspectiva personal e intransferible.
Algo ha cambiado. Vivimos en tiempos de transiciones aceleradas. Pasamos del reino del imperio de la tinta y el papel al mundo digital o electrónico. Nuevos mitos nos acechan.
Unas supuestas redes sociales dicen que van a sustituir la familia, los camaradas, los amigos del trabajo, los vecinos y la religión. En realidad son redes virtuales, una burbuja de ilusión. Allí estás y no estás; te tengo y no tengo. Pero no es poco lo que ocurre. Estas redes tienen usados, no usuarios. En Internet creas una ”cuenta”.  Este término es el mismo que usan los bancos cuando tienes que guardar y administrar tu dinero. En Facebook hay dos conceptos que se trastocan: biografía y amistad. Biografía es la trayectoria de alguien a través de la vida. Ahora puede ser lo banal que la persona coloca en un campo que lleva ese título: biografía: “Amanecí sin jabón”, “me mata el calor”, vanidad de vanidades. El drama está en que si se banaliza tu biografía también se banaliza tu vida. No se sabe dónde está lo valioso. Lo mismo sucede con el concepto de amistad. Siempre se le consideró decisivo para el buen vivir. Ahora es la “acumulación capitalista de contactos y de “me gusta” como signo que supuestamente vincula”[1]. Abunda el narcicismo y el exhibicionismo. Hay mucho contacto y nada de comunicación verdadera, aquella que los clásicos entendieron como el acto de verse, mirarse, conocerse, apoyarse, complementarse y tocarse.
Esta era nos obliga a re-pensarnos y re-situarnos para no correr detrás de la computadora. Ya sabemos que “alguien tiene que sembrar y cosechar arroz mientras otros están navegando en la web”[2].

Cuando recorro de nuevo estos textos, para quitarles el polvo del camino, o para sumar un nuevo sustantivo, concluyo que bastante caso le hice a lo que recomienda Sully Prudhomme[3]: “Seamos como el pájaro / posado por un instante /en una rama frágil /que siente moverse /pero entretanto canta /porque sabe que tiene alas”. Lo que ha tenido que ser dicho se ha dicho.